Incursionar en el mercado internacional es a la vez una oportunidades y un reto. A pesar de todas sus complicaciones, el comercio internacional puede ofrecer a los habitantes de un país la posibilidad de colocar sus productos en un sistema multilateral de inter-cambios que estimule la generación de mayor producción, ingresos y empleo dentro de la economía local. Asimismo, los productores y los consumidores locales, a través del comercio internacional, pueden acceder a una amplia gama de insumos o bienes finales para satisfacer sus necesidades de producción o consumo, reduciendo sus costos y elevando al mismo tiempo la capacidad de compra de sus ingresos.

Autores: Edison Cárate y Susana Herrero (coautora capítulo IV)

De clic aquí para ver el libro